APASIONADOS POR EL VINO: NURY Briceño Arias

03 de Enero de 2018

Aficiones que luego apasionan. Recordados viajes vitivinícolas, el amor declarado al espumante o sus estampas familiares, marcan el devenir de esta socia cuya sed por conocer no para.
¿Qué le hace sentir el vino?
Es como el té para los chinos; una ceremonia, iniciada con la compra y concluida con la degustación.
¿Cuál es su etiqueta de vino preferida?
De los tintos, algunos de mis preferidos son Maquis, Coyam y Terrunyo. De los espumantes, Chandon y Mumm.
¿Qué recuerdo nos puede contar en que haya disfrutado junto a una copa de vino?
Los viajes. Probar vino chileno en China, o el shiraz australiano, recorrer Champagne y Bordeaux en Francia, Porto y sus bodegas. Además disfrutamos de una tradición familiar: descorchar un Dom Pérignon cada 31 de diciembre.
¿Cuál fue el primer vino que bebió?
El pipeño de Chillán, hecho jote en los almuerzos familiares con mis abuelos.
¿Su viaje del vino soñado es o fue a?
A Bordeaux y Saint-Emilion. Recorrimos los viñedos, fuimos al museo del vino, hicimos un curso de cata con etiquetas del mundo y celebré mi cumpleaños allá.
¿Qué cepa le identifica mejor?
Más bien un tipo de vino: el espumante.
¿Por qué es socia de LA CAV?
Quería conocer más sobre los vinos en un momento en que el mercado estaba cambiando, aparecían cepas y viñas nuevas.
¿Qué vino nos puede recomendar?
Lo nuevo del valle de Itata.
¿Cuál es la mejor armonía entre comida y vino que recuerda?
Ostras y Champagne ¡insuperable!
¿Cuál es su implemento fundamental para disfrutar del vino?
Una buena copa.

De los valles de Chile, ¿cuál es su favorito y por qué?
Colchagua me encanta: buenos tintos y muy buenas fiestas de la vendimia.
¿Qué accesorio del vino recomienda y por qué?
Una cubeta para poner a temperatura los
vinos, muy útil en invierno y verano.