Cierra Ana María Vitacura: vuelve al centro

La cocinera retorna al tradicional espacio de calle Club Hípico tras diferencias con su socia

06 de Junio de 2018

Hasta el momento, la página web de la versión Vitacura de restaurante Ana María, permanece en la red. No durará mucho, a lo sumo hasta el Día del Padre, fecha tentativa para el cierre, tal como se le conoce, a este comedor de cocina criolla centrina. Es que hace algunos días la socia que le da el nombre -y la fama- a este lugar, Ana María Zúñiga, decidió retirarse de la sociedad conformada con Marianne Meneses, en el espacio ubicado en la antigua explanada del centro comercial Los Cobres. “Se trató de diferencias en el foco del restaurante. Hubo resultados lentos, propios de inicios de cada año en la zona oriente, lo que provocó inquietud”, indica Zúñiga, quien recalca que la separación se realizó en buenos términos.

Lo que se viene para ella: retornar al centro, apoyando a su hijo Agustín Romero. “Me han ofrecido negocios en el Barrio Alto pero de momento estaré en Santiago”, cuenta. Con ella volverán algunas aves exóticas y otros platos fuera de carta, antiguos habitués del comedor de calle Club Hípico 476 y que se habían perdido tras su salida. En tanto, en Vitacura, alistan próximamente otro restaurante cuyo nombre -tentativo- sería Mane O.

Ana María se suma a otros sitios de inspiración tradicional, que han cerrado sus puertas en los últimos años, tras un breve auge por lo chileno centrino: Juan y Medio y Del Beto, se cuentan entre éstos. El único “clásico” sobreviviente es La Casa Vieja.