Crítica Gastronómica del mes: FUEGOS DE APALTA, EN COLCHAGUA

Elegante a la leña

07 de Agosto de 2017

Un campo dominado por viñedos y el gran cerro de Apalta verde intenso, recibe a quienes entran a la gran caja de metal, vidrio y madera que es Fuegos de Apalta, empotrada en medio de viña Montes. En su interior, el Domo, artefacto metálico y circular, exhala llamas y humos que nutren, a su vez, el calor y sabor que es la clave en este nuevo restaurante colchagüino. El invento, digno de ser imitado allí dondese pueda cocinar a leña, es una cortesía de Francis Mallmann, cocinero argentino, figura internacional, padre de un puñado de restaurantes en América y Europa, que con este lugar por fin cumplió su sueño chileno-gastronómico de tener “algo” en Colchagua. Ese algo es una cocina donde aparte de cumplirse el canon de lo fino, tiene a la parrilla como eje. Lo demuestra de inmediato, en las entradas, en el tueste delicado de la Ensalada de queso de cabra grillado, peras y hojas del huerto ($ 6.500), cuya fusión entre dulzor frutal y grasitud fue impecable. Lo mantiene por supuesto en donde mejor se maneja, en las carnes, con el grillado y punto ideal del Lomo Liso a la parrilla ($ 18.500) adosado con un roll  verduras con el repollo ahumado como protagonista y un chimichurri expresivo sin ser tan, tan, argentino. Otra cortesía, aunque tanto fruto seco rondando por el plato fue un exceso: con el “crack” de la verdura bastaba. La promesa de Mallmann hace unos meses -en conversación con LA CAV- era comprender mejor el territorio conforme pasara el tiempo. Esa deuda aparece pendiente más allá de la carne: sería grato contar con un guiso del chef interpretando su nuevo entorno, o en cosas como la Pesca del día a la parrilla ($ 17.000) sobrecocida con entusiasmo. Aunque algo de apertura hay, en eso de aplicar el vino a unas deliciosas y tersas Peras ahumadas al domo y helado de cardamomo ($ 6.000). Sí, es una receta clásica, pero por algo se empieza. De los vinos: la familia Montes en pleno aparece en Fuegos de Apalta. Los de ahora y los de antes, expresadas en verticales únicas con lo mejor de la biblioteca puesta en la mesa. También algunos invitados ilustres del valle, sobre todo de la zona de Apalta. Servicio impecable del vino, tanto en botella como por copas ($ 4.000) .

Especialidad: carnes y parrilla.
Sommelier: no.
Accesorios asociados al vino: decantadores, copas
de cristal.
Descorche: $ 6.000.
Ideal para: juntas entre amigos, eventos.
Dirección: Finca de Apalta, Parcela 15, Millahue de
Apalta; Santa Cruz, Colchagua.
Teléfono: 722605190.
Capacidad: 100 personas.
Consumo promedio: $ 40.000 p/p.
Formas de pago: efectivo y tarjetas..
Horario: lunes a domingos de 12.30 a 16.30 horas.

                                                                                                                                                                                                          Carlos Reyes