Hotel Bidasoa: la moda al día

Conocimos el concurrido y remozado comedor de Vitacura

Autor: Carlos Reyes M.

05 de Noviembre de 2018

“¿Tiene reserva?”. Bien poco frecuente la pregunta un lunes en la noche santiaguina de restaurantes, pero válida para Hotel Bidasoa. Vale la pena hacerlo, a no ser que quiera comer en una mesa chica y redonda, de las puestas frente a la barra. Ahí se nota que anda prendido, de moda, remozado por completo, suma clientela atraída por un interiorismo impecable. Sumando una atención que cumple, con un toque de informalidad -y a ratos desprolijidad- se despliega el perfil cuatro estrellas de este rincón de Vitacura.

Hay ambiente, onda. También velocidad a la hora del servicio, apalancados por una carta pensada para satisfacer ese ritmo: una lista breve de platos, con salteados, carnes a la plancha, tablas y una carne guisada como excepción de cocina de olla, que confirma una regla de sencillez. Las cosas pueden partir en una Tortilla española ($ 5.500) a modo de entrante. Delgadita, sabrosa y a punto. Ahí aparece la reminiscencia hispana de los propietarios del lugar. La comida transitó por una frecuencia simple entregando a la vez pocos matices; como escuchando música ligera. Así ocurrió en la Merluza austral ($ 12.900), con un pescado a punto, impecable, aunque con un puré rústico, unas habas y un salseo sin mucho carácter; respetando en demasía la prestancia del pescado.

Algo similar pasó en el Filete saltado ($ 12.990), a la usanza peruana en la forma, con papas fritas finas, elegantes y de buena crocancia, junto con timbal de palta, de pura palta, fría y sin aliños, que poco tuvo que hacer como guarnición. Al final, la búsqueda de innovación fue por medio de la Pannacotta del futuro ($ 5.500), en realidad una crema vegetal, con cierta consistencia, pero no la del cremoso de estilo italiano. La gran contradicción en parte de la cocina vegana: “parecerse a” sin serlo, apareció en este plato.

Una cocina con harta corrección y pocas emociones. La moda manda de momento, más allá de las transformaciones.

De los vinos: una carta acotada, bien distribuida en cepas, orígenes y estilos. Con buenos precios en general, a la que le faltaría un par de opciones por copa extra ($ 3.500) para ser redondita y eficiente. Buenos cócteles.

Descorche: $ 10.000. 
Dirección: Av. Vitacura 4873, Vitacura. 
Teléfono: 991651370 
Consumo promedio: $ 25.000 p/p 
www.hotelbidasoa.cl