Ícono del mes: Caliterra Cenit 2015

Un gran año

12 de Julio de 2018

CALITERRA

CENIT 2015

El trabajo lento y serio suele mostrar más temprano que tarde los resultados. Luego de 7 años a cargo de Caliterra, el enólogo Rodrigo Zamorano saca aplausos con un vino de intensidad probada.

TEXTO ANA MARÍA BARAHONA A. FOTOGRAFÍAS JUAN PABLO TURÉN Y EQUIPO CAV.

Probar la cosecha 2015 de Cenit es un gusto pero más todavía si uno compara esas primeras añadas (partió en 2005) cuando el estilo Parker sobremaduro y maderizado era lo que mandaba los tiempos. Hoy, bajo la tutela del enólogo Rodrigo Zamorano, Cenit vive su mejor puesta de sol. “Para mi es el mejor Cenit que hemos hecho”, dice tajante pero con voz calma, y empieza a desnudar sus razones, directamente enlazadas con su propio conocimiento de un campo y un vino que data de 2011 cuando hizo las mezclas. “Yo asumí y me costó años entender bien el viñedo. Creo que lo más importante en este aprendizaje fue capturar el rol del malbec en el campo. Se fue mostrando pero también quise darle el protagonismo que se merecía”. Y así es.

El malbec es la gran variedad del campo de Caliterra con viñedos de casi 20 años, pero también con una pequeña joya desde donde sale ese vino disruptivo que se llama “Malbec Pétreo”. El vino es bastante disímil a lo típico de Colchagua, pero en el caso de Cenit donde fue ganando relevancia hasta conseguir ser más del 50% de la mezcla y Zamorano tiene muy claro porqué: “tiene que ver su nariz particular, su nervio, su acidez”. Y sí hay en ese malbec cierta mineralidad, casi sanguíneo y fluye hacia las notas a arándanos, de buen y jugoso largo.

Zamorano y su equipo hacen hincapié en el conocimiento del campo como para desafiar el objetivo inicial que era hacer una mezcla bordelesa, y lanzarse con ese blend de malbec, petit verdot y pequeños porcentajes de cabernet sauvignon y syrah, pero también en ir conociendo cuál era la mejor guarda y tiempo en botella. “Creo que el 2014 cuando jugamos a guardar el vino 33 meses, hubo un aprendizaje entre comillas. Este 2015 estuvo 32 meses pero por primera vez lo dejamos 8 meses en fudres y creo que lo ayudó muchísimo. Además de darle un mínimo de dos años en botella que para vinos recios como los colchagüinos es fundamental”. ¿Y qué ganó el vino? “Para mi es mucho más sutil, va entregando aromas por capas, no es tan obvio y creo que muestra mucho más equilibrio en boca”, sentencia Rodrigo Zamorano.

No desconoce su origen Cenit, ese que lo hizo nacer en un valle bañado por el sol pero que al ir ajustando los trabajos en el viñedo y el conocimiento de su enólogo ha ido ganando un sentido de lugar más puro volviéndose más honesto y natural.

Viña Caliterra

Cenit 2015 Valle de Colchagua

Enólogo: Rodrigo Zamorano.

Ficha técnica: 37% malbec / 30% petit verdot / 17% syrah /16% cabernet sauvignon.

Crianza: 24 meses de guarda en barricas de roble francés, de las cuales el 49% eran de primer uso. Luego 100% de la mezcla estuvo 8 meses de guarda en fudres.

Tipo de suelo: hay varios perfiles. Granítico profundo con capas de arcilla, coluvial muy profundo de textura arcillo arenosa, y coluvial de profundidad media de textura arcillosa con incrustaciones de piedras.

Rendimiento: entre 5-7 toneladas por hectárea.

Alcohol: 14%

Servicio: decantar y servir a 16°C.

Potencial de guarda: seis años.

Nota de cata: Rojo violeta intenso, ribetes violetas. Nariz intensidad media-alta, con notas dulces, moras, cerezas, hojas de tabaco, pimiento morrón, café, chocolate biter. En boca tiene acidez alta, fresco, jugoso, tanino potente, estructurado, para guardar.