ICONO DEL MES : VENTISQUERO PANGEA 2013

CONSTRUYENDO SU HISTORIA

14 de Septiembre de 2017

Un vino que cada vez se conecta más con su paisaje. Un enólogo que reconoce la alegría que le da expresar en una botella lo que hay detrás de ese syrah enclavado en el precioso valle de Apalta.
                                                                                                                                                                                            ANA MARÍA BARAHONA A.

En lo personal me encanta hacer este vino, y John y yo lo sentimos como un hijo, pero ya está más maduro y ha tomado su camino. Nosotros solo lo cuidamos vendimia a vendimia”. Así termina la reflexión de Felipe Tosso y resulta entrañable que luego de 17 años en una viña, siga manteniendo esa emoción a flor de piel al momento de hablar de un vino que ha visto crecer. Pangea, ese syrah que partió mostrando todo lo grande y muscular que podía ser en sus primeras cosechas, hoy da cuenta de un andar más elegante, entendiendo las particulares condiciones de un terruño cálido como es Apalta. “La cosecha 2013 es de las más finas que he cosechado, fue fresca, con rica concentración. Creo que muestra la evolución propia de un vino que ya tiene más de una década de vida, donde las parras hoy se muestran más equilibradas”, explica Tosso.
En el proceso de conocer mejor lo que pasaba con ese syrah que proviene de los cuarteles 13, 14, 15, 16 y 17 todo ubicados en laderas de pendiente de más de un 30%, con exposición surponiente, en 2006-2007 desarrollaron un estudio de terroir que los hizo entender mejor los viñedos. “En la generalidad la esencia es la misma: cosechar pequeños lotes, fermentaciones en pequeños estanques y luego una crianza larga. El vino se expresa distinto porque el viñedo ha madurado, pero lo que sí se mantiene es su alma, espíritu. Hoy es un vino más puro”, recalca Felipe. En el andar de Pangea no es menor que haya nacido bajo la mirada técnica del australiano John Duval, asesor de Ventisquero y un hombre que lleva varias décadas haciendo y entendiendo a la variedad. Felipe Tosso explica así cómo es hacer un vino a cuatro manos: “Es nuestro partner, somos socios, casi hermanos. Nuestra misión es cuidar este tesoro y claramente su expertise, esa mirada internacional son muy importantes. Pero más que nada nos une el amor a hacer vinos de origen, personalidad, que nos cuenten una historia. Nos emociona la alegría de trabajar juntos”.
Pangea ha evolucionado, pero no ha perdido su esencia. Quizá se ha vuelto más elegante, ganando en acidez y en un largo más fibroso. Es como lo describe Felipe: “un vino de un lugar tan espectacular, con esas laderas que nos piden cuidar ese syrah, y que sigue haciendo su camino y que año a año nos sorprende”.

Viña Ventisquero
Pangea 2013
Apalta, valle de Colchagua

Enólogo Felipe Tosso.
Asesor: John Duval.
Ficha técnica 100% syrah.
Crianza: 22 meses en barricas de roble
francés. 50% nuevas y 50% de un uso. Luego
tuvo una guarda de 18 meses en botella.
Tipo de suelo: granítico y con arcillas
rojizas, depósitos minerales como cuarzo y
fierro propios de los suelos de Apalta.
Rendimiento: 7 toneladas por hectáreas.
Alcohol: 14%.
Servicio: decantar y servir a 17°C.
Potencial de guarda: más de 8 años.
nota de cata: Rojo intenso, profundo y
brillante. Nariz de buena intensidad, que
muestra aromas a frutos negros maduros,
mucha guinda ácida, arándanos, aparecen
aromas florales como violetas, algo de cuero,
especias, gran complejidad. En boca buena
estructura y firmeza, taninos presentes, de
buena acidez, equilibrado.