Liguria Lastarria: volver

Autor: Consuelo Goeppinger

16 de Marzo de 2022

Es de esos lugares que no necesitan presentación. El icónico bar y restaurante fundado en los ‘90 por la familia Cicali, supo hacerse de un nombre a punta de preparaciones sabrosas y abundantes basadas en el recetario chileno. Con cuatro locales –la mayoría de ellos en Providencia–, la apuesta más ambiciosa es la de Barrio Lastarria, abierta en 2018: un edificio centenario de cuatro pisos y más de 1.800 mt2, que tardaron seis años en remodelar.

El estallido y la pandemia los obligó a cerrar durante un año, pero volvió al ruedo hace unos meses. Y de acuerdo con lo probado un martes de enero a la hora de almuerzo, regresa con una cocina y un servicio digno de sus mejores tiempos.

Como siempre, hay una carta fija en la que no faltan las Pichangas, el Pollo al pil pil y los Sánguches de mechada. Y otra anotada en una pizarra, que cambia todos los días y ofrece opciones como Calamares apanados ($ 9.200), crujientes y de buena fritura, acompañados de una sabrosa salsa tártara. O Palta cardenal ($ 9.600), rellena de abundantes camarones con mayonesa y un toque de ajo: uno de los puntos altos del almuerzo. Incluía una ensalada de hojas verdes, tomates asados y encurtidos, todo fresco y con un rico aderezo.

Seguimos la recomendación del garzón, Corvina con pastelera y salteado de verduras ($ 13.200). Una preparación sencilla y bien ejecutada en base a pescado fresquísimo, que combinaba muy bien con la suavidad y dulzura de la pastelera. Aunque, hay que decirlo, podrían haber sido más generosos con la porción de esta última: era poco más que un pincelazo.

Cerramos la experiencia con una correcta Torta de hojarasca de manjar de campo y crema pastelera ($ 4.400), de aires caseros. En resumen, buen ambiente, cocina y servicio en un restaurante que sobrevivió a la pandemia y a las protestas del barrio, sin renunciar a su esencia ni calidad. Son razones de sobra para volver.

De los vinos: buena selección de diez vinos por copa y más de 50 etiquetas de bodegas grandes y pequeñas, incluyendo pipeños, y cepas como país o carignan. Mención aparte para la coctelería, que cuenta con gran variedad de piscos artesanales y cócteles clásicos, como el Pichuncho.

 

LIGURIA LASTARRIA

92 puntos.

Dirección: Merced 298, Santiago.

Capacidad: 150 personas.

Consumo promedio: $ 27.000 p/p.

Formas de pago: Efectivo, tarjeta.

Horarios: Lunes a sábado de 12.30 a 23.30 horas

Especialidad: cocina chilena.

Carta de vinos: buena selección de vinos por copa y más de 50 etiquetas de bodegas clásicas en su mayoría, con contrapuntos como el pipeño de Cacique Maravilla.

Sommelier: No.

Accesorios asociados al vino: copas, decantadores.

Descorche: $ 8.000.

Ideal para: Salir en pareja o con amigos.

 

Web: www.liguria.cl.

Correo electrónico: [email protected]

Wi-Fi: Sí.

Disponibilidad de aire acondicionado: Sí.

Disponibilidad de estacionamiento propio o valet parking: No.

Accesos a personas con discapacidad: Sí.

 

Otros artículos