Resistiendo

Autor: Alejandro Jiménez

20 de Marzo de 2020

La crisis sanitaria y las medidas excepcionales han llevado a diferentes restaurantes de la capital a tomar decisiones respecto de la continuidad de sus negocios en estos momentos difíciles.

El Ministerio de Salud, junto con entregar su nuevo reporte de contagios que han aumentado a 434 casos, dijo que “el Presidente nos ha pedido determinar a partir del día de hoy el cierre, en todo el territorio nacional por un período indefinido de los siguientes tipos de locales: cines, teatros, restaurantes, pubs, discotecas, eventos deportivos independientes que congreguen público”. Esta medida comenzará a regir a partir de las 00.00 de esta noche.

En el caso del premiado restaurante De Patio junto a su “hermano” más informal De Calle, el chef Benjamín Nast cuenta que partieron reduciendo su actividad al mínimo. Finalmente el 17 de marzo ambos cerraron sus puertas. De Calle implementó delivery de una parte de su carta a través de Rappi, aunque para ciertas comunas lo hacen directamente, como Ñuñoa y La Reina.

Baco, en tanto, puso a disposición de sus clientes una “carta para llevar” que incluye desde sus populares fantasías como la Médula de Res y el Chupe de Locos hasta sus “tablas”, como la de variedad de quesos franceses.

El restaurante La Calma de Nueva Costanera decidió no atender público hasta el 31 de marzo “pero nuestra cocina estará operativa”, según informa su dueño Gabriel Layera. Disponen de Filetes de pescado, Platos preparados (cebiche, crudos, mariscales, empanadas horno marisco, chupes), comida familiar (arroz o pasta con mariscos, puré con diferentes guarniciones) y, claro, el mítico Pisco Sour de La Calma. Los pedidos deben hacer con un día de anticipación cancelando previamente a través de transferencia bancaria y se retira en su local de Nueva Costanera 3832.

Con delivery directo, en tanto,  están funcionando El Zócalo, de comida mexicana, con preparaciones al vacío para armar en casa, mientras Izayaka Yoko opera a través de Pedidos Ya y La Divina Comida está con delivery a través de CornerShop.

En el caso de restaurantes como 99, el 99 no tiene despacho ni retiro de platos en el local. Para paliar en algo las pérdidas están haciendo una especie de preventa de su restaurante con un 50% de descuento para después de la crisis.

En el caso de grupo como la Galería CV, el más nuevo polo gastronómico de Alonso de Córdova, hasta el jueves 19 de marzo algunos locales, como Lolita Jones, mantenían delivery, pero la locación fue completamente cerrada, lo que impide la alternativa de producir preparaciones para su despacho. Los restaurantes ubicados allí son La Brasserie de Franck y Héctor, Étniko, La Dicha, La Picantería y Lolita Jones. La misma suerte corrieron los restaurantes del grupo Mil Sabores, entre ellos La Mar, Tanta, Madam Tusan, Panchita, La Sanguchera del Barrio, Barra Chalaca, Take a Wok, Muu Steak y Brunella. “Cerrados y sin delivery hasta que el gobierno anuncie medidas y podamos reiniciar nuestra labores”, explicaron.

Otros restaurantes importantes también optaron por bajar la cortina como todos los Liguria, Las Lanzas de Plaza Ñuñoa y El Divertimento esperando que pase la tormenta, o mejor dicho, la pandemia.