Suckling volvió a dar 100 puntos a dos vinos chilenos

Clos Apalta 2015 y Neyen malbec 2016

19 de Marzo de 2018

Clos Apalta 2015 y Neyen malbec 2016 alcanzaron la puntuación perfecta para el crítico norteamericano que este fin de semana dio a conocer su nuevo informe para Chile. Destaca que “la calidad del vino chileno parece ilimitada”.

En un hecho inédito -barrera que le gusta cruzar a James Suckling-Clos Apalta sumó un nuevo 100 puntos con su cosecha 2015 luego de haber alcanzado el mismo logro el año pasado con la 2014. Al puntaje máximo del icono de Lapostolle se suma una etiqueta novel y que tiene un gran debut: Neyen Malbec edición limitada 2016.

El crítico norteamericano que lleva un par de años viajando a nuestro país, estuvo en febrero pasado para su nuevo informe que acaba de publicar titulado “Chile 2018 muestra una calidad ilimitada” y se explaya al explicar que: “los principales productores de Chile están en el proceso de descubrir cuál es la máxima calidad y dónde está ese techo. Desde los grandes hasta pequeños enólogos de viñas garajes, las posibilidades de calidad parecen infinitas.”

James Suckling parte su informe describiendo una vertical de Clos Apalta para definir cómo el 2015 volvió a sacar el puntaje perfecto. “El equipo de Charles de Bournet, Jacques Begarie y Andrea León se han esforzado incansablemente para refinar este vino desde que trabajan juntos en 2004… e ilustran la búsqueda incansable de muchos enólogos por la calidad de clase mundial por sus vinos”. Según la nota de cata de Suckling es un vino de cuerpo completo, denso y poderoso. “Un vino monumental para Chile”.

Desde Asia, el CEO y miembro de la séptima generación Lapostolle, Charles de Bournet dijo sentirse orgulloso de su equipo y del reconocimiento a Chile.

El otro 100 puntos fue para etiqueta más bien novel en estas lides: se trata de Neyen malbec edición limitada 2016 al que definió como “un malbec increíble, con umami, erizo, sal y carne seca… piedras, de un cuerpo completo, apretado y refinado. Nunca he probado un vino como este en toda mi vida”.

Neyen es un vino de uvas de 120 años de Apalta, manejado orgánicamente y con la dirección técnica de Rodrigo Soto.

Suckling valora el trabajo de viñas como Montes donde destacada “el mejor carmenére Purple Angel” con 99 puntos, los mismos que obtuvo Viñedo Chadwick 2016.

Aunque recalca condiciones complejas para las añadas 2016 lluviosa con vinos diluidos y algo cansados, o la interrogante de la 2017 por las más de 40.00 hectáreas quemadas en incendios forestales. Crítica además algunos vinos cosechados tarde o con mucha madera pero concluye “que la mayoría de los lanzamientos actuales de Chile muestran muchos puntos altos para los consumidores de buscan vinos frescos y brillantes. Nunca ha habido un mejor momento para beber vino chileno”.