Vino Ludópata : "Pasión por el juego"

04 de Septiembre de 2017

El nuevo integrante de la familia Tringario, proyecto familiar de la pareja de enólogos José Francisco Canales y Trinidad Fuenzalida pertenece a la línea Ludópata, que según sus propias palabras “es una etiqueta que nace desde la inquietud y la necesidad de ir probando y jugando año a año con nuevas variedades, nuevas formas de vinificación, nuevos estanques, etc.

Es la etiqueta donde nos permitimos hacer lo que tengamos ganas de hacer, y donde la libertad y la búsqueda de nuevos desafíos serán siempre los protagonistas”.

Con Ludópata 2016 (50% riesling de Leyda, 25% sauvignon blanc de Maule y 25% chardonnay de Curicó) “nos propusimos hacer un vino blanco que se desmarcara completamente de lo que existe en el mercado nacional, queríamos lograr un vino gastronómico, pensado para acompañar comidas, que tuviera una importante expresión aromática, pero que la boca sea su punto más alto”, comenta José Francisco. “Color amarillo dorado, brillante. Intensidad aromática algo austera al principio, pero al abrirse entrega notas a frutas tropicales, algo de papayas, chirimoya, junto a aromas que recuerdan yogurt y crema fresca. En boca, acidez media, de volumen y peso, con un amargor final que le da cierta complejidad”.

                                                                                                                                                                                                              Eduardo Alfaro.